Interior-Mente es un centro de coaching y crecimiento personal que tiene como objetivo ayudarte a que realices tu proceso de cambio y transformación personal. Te ayudaremos con sesiones individuales o a través de nuestros talleres de formación. Obtendrás un enfoque de vida completamente diferente y una serie de herramientas para la consecución de tus objetivos. Recuperarás tu bienestar general y tu propósito de vida actuando conjuntamente sobre cuerpo y mente.

Zen, disfrutar del aquí y ahora

Es el camino de la simplicidad, no es una filosofía ni una religión, consiste en buscar dentro de nosotros la felicidad y la serenidad, nos invita a despojarnos de lo accesorio y a descubrir la esencia de lo que realmente somos. La palabra Zen significa recogimiento de espíritu, y es una forma de vida. Es un camino del despertar a ver la realidad tal cual es, a diferencia a como la vemos normalmente de forma superficial. Solo en el ser, en lo que no cambia dentro de nosotros, encontraremos paz. La paz está en nuestro interior.

Emergió desde distintas escuelas budistas en India y fue registrado primero en China en el siglo VII, luego se dispersó hacia el sur a Vietnam y al este a Corea y Japón. La semilla del Zen se plantó en la India y floreció en Japón.

Es una de las escuelas budistas más conocidas y apreciadas en Occidente. Con el popular nombre japonés Zen suele aludirse en realidad a un abanico muy amplio de escuelas y prácticas de este tipo de Budismo en muchas regiones. Origen de disciplinas occidentales como el Mindfullnes, que han surgido con la necesidad de buscar la calma en el momento presente sin tener en cuenta otras connotaciones filosófico-religiosas.

Una manera de llegar a esa simplicidad es a través de la meditación, en la que nos centramos en la respiración y vaciamos la conciencia. Nos sentamos a meditar con el objetivo de encontrar la simplicidad, quitar lo accesorio y centrarnos en lo que somos. Lo que se busca es vivir desde nuestro Ser esencial, porque hasta que no vivamos desde ahí, siempre sufriremos insatisfacción, frustración e inseguridad.

Descubrir esa esencia es difícil, debemos de observar el cambio constante en el cuerpo, pensamientos, y emociones. En la contemplación de nosotros veríamos, que no somos lo que cambia, por lo que nuestro ser real no está ni en cuerpo, ni emociones, ni pensamientos. Nos damos cuenta del ser que somos; ese es el objetivo y la fuente de toda la paz y serenidad que buscamos.

Esa idea de vivir el aquí y ahora, sin identificarnos con lo que pensamos, sentimos, empieza por la meditación, pero luego se extiende a toda la vida. A principio es más importante la meditación porque estamos más dispersos, conforme vamos practicando tenemos más capacidad de tener esa conciencia de lo que somos.

Cuando analizamos el sufrimiento, vemos que lo que produce son tres cosas: anticipar el futuro, regresar al pasado y rechazar lo que está pasando. No anticipar, no regresar al pasado y no rechazar se llama, en el Zen, vivir con simplicidad. Y eso significa que si tenemos un problema y no anticipamos lo que todavía no está pasando, no volvemos al pasado, asociándolo con algo que ocurrió, y no rechazamos lo que está sucediendo, estamos ejerciendo el principio de simplicidad del Zen.

Además es esencial la aceptación, no hay juicios, interpretaciones, esto es lo que hay y lo acepto con la máxima conciencia. Es una manera de vivir y mirar la existencia siendo muy consciente de lo que soy yo realmente y de lo que rodea, de todo. Es vivir conscientemente desde lo más profundo. El Zen es la práctica de la atención; debería ser constante la atención al aquí y ahora.

Con la práctica del Zen la vida diaria se vuelve un poco más fácil, si antes teníamos un problema, lo seguiremos teniendo, pero en vez de verlo como una montaña muy alta, lo veremos a media altura. Crece la intuición, al no tener tanta distracción, no proyectamos tanto en otros, estamos más atentos a lo que ocurre en nuestro interior. Al estar más atentos a lo que ocurre en nuestro interior descubrimos nuestras sombras. Con la práctica de la meditación Zen, llamada Zazen, vamos conociendo aquello de nosotros que disfrazamos como fobia o enfermedad; al darle consciencia emergen a la luz esas sombras y podemos hacer un limpieza interna.

 

Claves del Zen

 

Simplicidad

La simplidad en nuestra vida consiste en quitar lo accesorio y centrarnos en lo que somos, descubrir nuestro ser real, quien somos realmente. Quitando lo accesorio la vida es más fácil.

Atención

El zen es la práctica de la atención en todo lo que hacemos. Si estamos centrados en lo que realizamos, es mucho más fácil vivir en el presente. Si vivimos el momento con atención, éste se vuelve pleno.

El aquí y ahora

Para ello además de no identificarnos con lo que pensamos o sentimos,tendríamos que no anticiparlo, no regresar al pasado y no rechazar lo que nos está pasando, que son las causas más comunes del sufrimiento.

No identificarnos con pensamientos o sentimientos, el Zen dice que no somos lo que pensamos, ni lo que sentimos, porque todo eso cambia, y el ser es lo que no cambia.

Podemos estar tristes, pero debemos de tratar de ver la tristeza sin identificarnos con ella, diciendo «esto no soy yo» ver lo que nos hace sufrir, reconocer que duele, pero que no somos eso, es algo muy liberador.

Aceptación

No consiste en resignación o en conformarse. Cuando uno acepta plenamente, no emite juicios ni interpretaciones. Acepta la realidad que hay con conciencia.

No hacer

Es uno de los conceptos más difíciles de entender del Zen. El movimiento esta en el cuerpo, en las emociones y pensamientos, no en tí. Entonces se trata de reconocer que es lo que esta quieto cuando estas en actividad.

Mente fresca

Nos permite mantener la capacidad de asombro y vivir el presente con frescura, como si cada ocasión la viviéramos como si fuera la  primera vez.

 

Fuentes

Redondo, R., Zen la experiencia del ser. Ed. Desclée de Brouwer.

Osho. Zen la hierba crece sola. Ed. Edaf.

Desde hace años me he ido formando en distintas disciplinas dentro del campo de la salud. Soy Doctora en Implantología por la UGR, Especialista en Cirugía Oral, Nutricionista, Experta en Diagnóstico Genético. Paralelamente me han interesado otros campos relacionados con el crecimiento personal, neurociencia, inteligencia emocional, nuevos horizontes en el campo de la conciencia, espiritualidad, medicina integrativa en los cuales me he ido formando. Soy Coach profesional personal y ejecutivo, Experta en Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística, perfiles últimos a los que en parte me dedico en la actualidad.
Posts published: 36

2 comments

  1. Lucía López de Sagredo dice:

    Me ha encantado!!!! Ojalá se pudiera llevar una vida sencilla centrada en la aceptación del presente ! Muy bueno

    1. Gracias!!!, creo de verdad que es posible, al principio son solo pequeños momentos, pero luego poco a poco lo integras dentro de tu forma de ser y hacer… se puede… yo en el camino estoy… hay que vencer fuertes condicionamientos, llevamos siglos actuando de la misma forma .. es hora de ir cambiando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyrights © 2017 Interior-Mente. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: